martes, 11 de marzo de 2008

Anecdotario - Mural Plaza Bolívar

Fue en Agosto del 2001 cuando realicé un mural en la Plaza Bolívar. En lo que en ese momento se denominaba la esquina caliente, es decir frente a la Catedral. Fui contratado por la Alcaldía Mayor, gracias a una amiga, que trabajaba allí. Luego me enteraría, que la motivación de mi contratación era quitar una cartelera que tenían los “chavistas” porque se metían mucho con el Alcalde Mayor, Peña. Muchos de ellos vieron con recelo mi trabajo, sin embargo, pronto logré entablar buenas relaciones y conversamos muchísimo, sobre todo, de política.
Se hizo fama de ser la esquina de la intolerancia, gracias por supuesto a las campañas mediáticas, pero mi impresión fue totalmente distinta. Allí convivían los de la esquina caliente, con los evangélicos, con los viejitos de la plaza bolívar, con los buhoneros, y con gran cantidad de gente circulando de la más amplia diversidad. Inclusive contraté a un enfermo mental, al que llamaban “perro echado”, que dormía a la orilla de uno de los árboles de la plaza. Le brindaba el desayuno y el almuerzo y los viernes le pagaba su semana. Con su primera paga, fue y se la gastó en comprarme un radio portátil con audífonos.
No tengo fotos, y sin embargo las imágenes dieron la vuelta al mundo prestándose de fondo para variados hechos políticos que conmocionaron el centro de la capital. La huelga de los policías metropolitanos, muchas manifestaciones en contra del alcalde Alfredo Peña, el golpe de Estado del 2002, etc. Resultaba cómico ver por ejemplo a policías metropolitanos armados hasta los dientes disparando enmarcados por una paloma de la paz o un niño volando papagayo.
Como es un sitio de mucho tránsito, y el punto de vista del mural era cercano, decidí combinar imágenes con frases y poesías.
Una de estas poesías fue la de Jairo Aníbal Niño, poeta colombiano que dice así:

Usted
Usted
que es una persona adulta
-y por lo tanto sensata,
madura, razonable,
con una gran experiencia
y que sabe muchas cosas,
¿qué quiere ser cuando sea
n i ñ o ?

En un momento dado veo mucha gente reunida y discutiendo frente al poema. Hasta que uno de los viejitos de la plaza, se me acerca y me dice, cómo es eso de que “qué se quiere ser cuando uno sea niño”, si todos lo que vamos es para viejos. Nadie va para niño. La discusión era acalorada, unos a favor otros en contra, unos diciendo a los otros que qué iban a entender de poesía, etc.
En eso se me acercó un viejo mendigo que varias veces lo había visto acercarse callado a observarme. Venía con una bolsa de recoger latas. Me llama aparte y me dice con voz muy suave: “Yo ya se qué quiero ser cuando sea niño. Yo quiero ser como Simón Bolívar con su caballito de madera”

3 comentarios:

venezuela dijo...

AMIGO FELIPE ...SE LE OLVIDO DECIR QUE USTED EN ESE GRUPO LOGRO EL SENTIDO DE PERTENENCIA...PUES LO VIVIDO EL DIA 11,12 Y 13 DE ABRIL CUANDO VIVIMOS EL GOLPE FACISTA EN VENEZUELA EN CONTRA DE NUESTRO PROCESO REVOLUCIONARIO.,DE NUESTRO PUEBLO PRETENDIENDO ARRANCAR NUESTRO SUENO ..EL MURAL FUE EL UNICO ESPACIO QUE NO SE LLENO DE PINTAS EN CONTRA DE LOS A GOLPISTAS DE LA DERECHA...RAYARON LA IGLESIA CATEDRAL,EL MUSEO SACRO,EL EPISCOPADO ...PERO EL MURAL QUEDO INTACTO ...PUES EN EL USTED DIJO LO QUE ERA Y ES EL EL SENTIR DE MUCHA GENTE ...LO VI CUANDO LLEGEUE A LA PLAZA EL 13 DE ABRIL ... CON UNO DE MIS HIJOS EN BRAZOS A CELEBRAR EL REGERESO DEL COMANDANTE Y DE MI REVOLUCION BONITA ,ME ASOMBRE ...AL VER ALLI Y ENTENDER CON MAS CLARIDAD LO QUE GRITABAN LAS PAREDES...Y LO QUE GRITABA ESE MUAL TAN HERMOSO Y QUE TUVE EL PLACER DE VER COMO SUS BROCHAS Y PINCELES SE MOVIAN AL SON DE LA GENTE Y QUE LA MEZCLA DE COLORES BRINDABA AL TRANSEUNTE UNA HERMOSA DANZA. JEANNETTE PINO

Taller Urquia-Marú dijo...

Es verdad Jeannette. Se me olvidó ese pequeño detalle que afortunadamente recuerdas, ya que compartimos esa bella experiencia, siendo tú una de las artífices del mural. Cuando regresé el 14 de Abril a ver el mural para mi sorpresa estaban rayadas todas las partes nombrándole al Alcalde Alfredo Peña a todos sus familiares, y sin embargo el mural estaba intacto. Ese mural, que lamentablemente no le tengo fotos, fué una experiencia maravillosa, de la cual tú fuiste parte fundamental.
Un gran beso
Felipe

Cristina Gil dijo...

Sin duda alguna, la mejor poesía está en las calles.
Gracias, Felipe, por sus murales.